miércoles, 15 de febrero de 2017

El dolor no nos sigue… (cuento) - Martín Rabezzana


   -¿No te gustaría ir al Caribe? Yo tengo el sueño de ir… debe estar buenísimo; también sueño con ir a la India, a Japón… ¡bah! Sueño con viajar en realidad, y a muchos lugares… …Para mí que es mentira eso de que el bienestar y el malestar los lleva uno consigo y el lugar en que esté no los determina… yo creo que mi felicidad no puede estar acá, yo siento que está esperándome en uno de esos lugares hermosos lejanos y cuando junte plata, hacia ellos voy a ir y la voy a alcanzar… …¿No te pasa igual?
   Su familiar lo miró con expresión de desacuerdo y dijo:
   -A mí no me interesa ir a ninguna parte más que de turista, y en lo referente a la felicidad… Pensá: una película puede tener un hermoso set de filmación, hermosos intérpretes, pero si bien al principio esas cosas bastan para generar interés, con el pasar de los minutos lo que determina si la película es buena o mala, es el guión; si el guión es malo, ninguna de esas cosas hermosas la salva. Con la vida pasa igual; el lugar en que vivas puede ser hermoso pero es solamente el "set de filmación" en que se desarrolla tu "película" (tu vida). El guión lo componen tus relaciones sentimentales, de amistad, laborales y la relación que tengas con tu propia persona; si ninguna de esas cosas es satisfactoria, tu “película” (tu vida) no puede ser buena por “set de filmación” hermoso en que se desarrolle, y también pasa al revés; si dichas relaciones son buenas, tu “película” va a ser buena aunque el “set de filmación” no sea muy lindo… …La verdad es que se puede ser feliz o infeliz en cualquier parte.
   El aspirante a viajero lo miró con una sonrisa irónica expresando así que no estaba en absoluto convencido de los fundamentos que acababa de escuchar, por lo que dijo:
   -¡Dale, che!... Para mí que querés creer eso porque no tenés un mango para ir a ningún lado, ¡que si lo tuvieras, te rajarías de acá ahora mismo!
   Su familiar lo miró unos segundos en silencio, asintió, y lejos de discutirle, cedió.
  -Puede ser… no soy el dueño de la verdad; tal vez tu felicidad sí esté en un lugar lejano y al concretar tu viaje soñado por el mundo, la encuentres, y tal vez se aplique lo mismo a mí; tal vez nuestro malestar esté acá y al alejarnos el mismo quede atrás… …Ssseeee… por ahí se equivocó el escritor Antonio Porchia cuando sentenció: “El dolor no nos sigue: camina adelante”.
   El aspirante a viajero se sorprendió ya que se esperaba que su familiar le discutiera sus conceptos y no que le terminara dando la razón, sin embargo, esto último ocurrió.

   Pasaron los años y el aspirante a viajero juntó plata (laburando de cualquier cosa) y se fue lejos; dejó de ser un aspirante a viajero y se convirtió en un viajero consumado; tras pocos años su vida trashumante contaba con más viajes que la de un tenista.
   Un día llamó desde un país lejano al familiar con quien tuvo la conversación recién expuesta.
   -¡Hola! Habla “ “.
   -¡Uuhhh! ¿Qué hacé’? (más todo lo que se dice en estos casos) -y tras algunos minutos de conversación alegre en que el viajero parecía ser poseedor de un gran bienestar, su familiar le dijo:
   -¿Sabés qué? ¡Te re envidio, chabón! A mí me encantaría viajar a todas partes como vos; era verdad eso de que por no tener los medios para irme me quería convencer a mí mismo de que el bienestar es independiente del lugar en que se esté, vos con tu experiencia lo confirmás, por eso en cualquier momento agarro la mochila y me voy a buscar la felicidad, y la voy a encontrar como la encontraste vos.
   -¡Naaaa! ¿Me decís en serio?
   -Sí.
   Entonces el viajero se puso serio y tras unos segundos, denotando un gran dolor en su voz, se dispuso a revelar su verdadero estado de ánimo.
   -Si de verdad pensás irte, hay algo que tenés que saber.
   -¿Qué?
   -¿Te acordás de la frase del escritor que citaste ese día que hablamos sobre si el lugar determina tu felicidad o tu infelicidad?
   -Sí. Era una frase de Antonio Porchia. ¿Qué pasa con eso?
   -Y… pasa que;… tenía razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario