domingo, 21 de diciembre de 2014

La forma non sancta (cuento) - Martín Rabezzana

Hoy en día casi todo el que transita una calle peatonal lo hace esquivando a las chicas lindas que a uno lo acosan con volantes y promociones; la indiferencia y miradas de fastidio que la mayoría tiene para con ellas (incluyendo a los hombres), es lo más cerca que dichas mujeres van a estar -mientras les dure la juventud- de sentir lo que ellas le hacen sentir a los hombres que pasan a su lado.
   Las minas jóvenes y lindas son asiduamente abordadas por varones en casi todos los ámbitos, lo cual resulta en que el solo hecho de que uno pase a su lado les genere un odio profundo que expresan de diversas formas; la minoría de ellas que decide no apartar la vista al ir por la calle y pasar junto a un hombre, lo mira con desprecio, ya que su psiquis injusta asume que de mirarlo amablemente o incluso de forma neutra, él va a pensar que le está tirando onda, lo cual evita al dirigirle una mirada de odio, pero la mayoría de ellas decide no mirar a los hombres, y ese apartar la mirada es realizado por la mayoría de las mencionadas mujeres de forma nada sutil: uno está cerca de cruzarlas en su paso y ellas abruptamente apartan la mirada con toda la intención de que quede claro que fue para no mirarlo; el odio que al hacer esto ellas generan en muchos hombres (incluyéndome a mí), es enorme;... Parecen no saber muchas mujeres que si bien no hay por qué caminar mirando a los ojos a todo el mundo, se puede caminar mirando al frente, y en la era moderna, están, por supuesto, los teléfonos celulares que son utilizados por estas mujeres para apartar la mirada (¿creerán que uno no se da cuenta de que fingen leer un mensaje para no mirarlo?)
  Estas conductas que suelen tener en su mayor parte las mujeres jóvenes y lindas, están llenas de odio y falta de respeto, ¡y después seguro que se sorprenden si algún tipo es grosero con ellas! cuando es lógico que los demás sean groseros con uno si uno es grosero con los demás, pero no me estoy justificando por ser grosero con las mujeres ya que no lo soy, aunque ante las actitudes mencionadas me den ganas de serlo (cuando agarran el telefonito para no mirarme me dan ganas de arrebatárselo y tirarlo a la re c... de la lora).

   Un día al mirar los volantes que por la calle me dan, encontré uno de una metafísica; no teniendo nada que hacer y costando barato un turno con ella, me dirigí a su encuentro.
   Hay quienes con desprecio se refieren a quienes se dedican a actividades relacionadas con lo místico o paranormal y también a aquellos que en las mismas creen, y son realmente tontos por hacer eso ya que aún si esas personas vendieran sólo ilusiones, las mismas en un período de desesperanza le hacen tener a uno ganas de seguir adelante, por lo que valen mucho.
   Entré al local de la metafísica y tras ella saludarme e invitarme a sentarme, me dijo:
   -¿En qué te puedo ayudar?
   La miré con cierta inquietud y le dije:
   -A mí me va todo mal y quiero que me vaya todo bien, bah, al menos no tan mal como ahora que ni logro encontrar trabajo.
   Tras unos segundos de silencio, me dijo:
   -Se puede lograr.
   Tomó un péndulo de radiestesia y me empezó a hacer preguntas sobre temas triviales mientras el elemento se movía; lo hizo durante unos veinte minutos, tras lo cual, dijo:
   -Ya sé cuál es la causa de tus problemas: acciones incorrectas de tu parte crearon una energía negativa que te rodea y te impide avanzar... Lo que tenés que hacer para abrirte paso a través de la misma es realizar buenas acciones; eso va a crear en vos un aura de positividad ante la cual la mencionada energía se va a alejar.
   -¿Y en cuanto tiempo vería resultados?
   -En años.
   -¡La p... que lo parió! ¡No quiero esperar tanto! ¿No hay otra forma?
   Ella sonriendo dijo:
   -Sí; hay una forma "non sancta"; si realizás malas acciones tu aura se va a cargar de una fuerza que aunque sea negativa, te va a permitir abrirte paso rápidamente a través de la energía que te está obstaculizando el camino.
   Yo le dije:
   -Sería como el principio homeopático de "lo similar cura a lo similar".
   -Exacto, y al igual que en la homeopatía se usan dosis infinitesimales de substancias nocivas, ya que en gran cantidad causarían daño, las acciones negativas que realices deben ser moderadas, si no los resultados no van a ser buenos;... Tenés que hacer daño pero no excesivamente.
   Asentí y la miré en silencio unos segundos; sin que ella diera por concluida la visita, asumiendo que no había más que decir, me levanté, le pagué, la saludé y me fui decidido a seguir su indicación.
   Una vez en la calle vi a una mujer linda venir en dirección opuesta a la mía; ella agarró su teléfono celular para evitar mirarme y pensé en realizar mi mala acción, pero sentí a mi corazón latir más fuerte y debido a tal nerviosismo no hice nada, pero tras unos segundos tomé coraje y me le acerqué; le arrebaté el teléfono y lo arrojé con fuerza contra una pared haciéndolo pedazos; ella se quedó inmóvil y con evidente miedo; la miré con odio de frente en silencio unos segundos y seguí caminando.
   Volví a mi casa y a los pocos minutos sonó el teléfono.
   -Hola.
   -Hola, ¿podría hablar con...?
   -Soy yo.
   -Ah, ¿qué tal? Lo llamo para ofrecerle trabajo en nuestra publicación; nos gusta mucho lo que escribe y sería un honor que fuera parte de nuestro grupo de trabajo; le pagaríamos unos...

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Conversaciones imaginarias (cuento) - Martín Rabezzana

   Se encontraba un joven en la barra de un bar tomando algo sin que nada digno de mencionar sucediera, cuando un individuo mayor le tocó el hombro y le dijo:
   -Disculpe; ¿me daría una moneda?
   El joven lo miró con compasión y dándole un billete, le dijo:
   -Tome.
   El señor le dijo:
   -Gracias.
   Entonces se dispuso a irse pero tras unos pasos en dirección a la salida, dio media vuelta y se volvió a dirigir al joven.
   -Todos tenemos conversaciones imaginarias más seguido de lo que generalmente las percibimos... A veces nos urge tanto el expresarle algo a alguien que no podemos esperar hasta encontrarlo personalmente y es por eso que se lo expresamos en una conversación imaginada; a veces la misma es un ensayo de la conversación que con la persona planeamos tener, a veces la conversación imaginaria se da a modo de corrección de una que ya tuvo lugar y nos quedaron cosas que decir; ejemplo: discuto con un familiar y me voy enojado a un lugar apartado, entonces rememoro la discusión y pienso: "le tendría que haber dicho"... y a veces las conversaciones imaginarias con ciertas personas las tenemos por la imposibilidad de tenerlas en la realidad, ya sea por estar la persona con la que queremos hablar, ausente, o por uno ni siquiera conocerla.
   El joven miró un poco extrañado al individuo mayor de barba cuya vestimenta negra incluía una capa, y le preguntó:
   -¿A qué viene todo esto?
   El señor dijo:
   -Usted quiere escribir pero ante la falta de ideas se siente incapaz de hacerlo y se suele preguntar cuál es la fórmula para crear un cuento; yo le acabo de revelar una, la más simple de todas: la de recordar las conversaciones imaginarias que a diario tienen lugar en su mente y pasarlas a papel; podrá, por supuesto, añadirles un contexto y su correspondiente descripción usando las palabras que encuentre más apropiadas y sonoramente más agradables, pero la parte esencial que usted tanto se esfuerza por crear, ya está creada y guardada en su memoria.
   Tras unos segundos de silencio en que el joven lo contempló con sorpresa, el señor dijo:
   -De nada.
   -¡Gracias! -Le respondió el joven.
   Tras lo cual, el señor se fue.
   El joven se levantó y dijo mientras trataba de alcanzarlo:
   -¡Espere! Quiero saber cómo supo que yo quiero ser escritor y de dónde me conoce...
   Pero el señor de la capa no se detuvo y salió del bar; el joven llegó afuera y miró en todas las direcciones tratando de divisarlo, pero ya no estaba.
   Dos individuos de una mesa cercana vieron la escena en que el joven hablaba pero no vieron a su interlocutor; uno de ellos dijo:
   -¿Viste a ese loco hablando solo?
   El otro asintió, entonces el señor de la capa al que no habían visto se hizo visible para ellos y les dijo:
   -No está loco, es que es escritor, y los escritores escriben en voz alta lo que después ponen en papel.
   Tras decir esto último, se dirigió a la salida ante la sorpresa de los dos individuos que vieron a su imagen atenuarse hasta desaparecer antes de llegar a la puerta.

domingo, 16 de marzo de 2014

Un objeto al que llamamos regalo (cuento) - Martín Rabezzana

   

   Era su cumpleaños, y aunque fueran a verse ese día, ella no pudiendo contener su ansiedad, llamó por teléfono a su amigo y le habló de los regalos que le habían hecho con una emoción que denotaba una gran satisfacción por lo recibido; lo especial del día en cuestión lo iba a ser aún más, le dijo él, al ella recibir su regalo; tras concluir su conversación telefónica, él, con una sonrisa contempló el regalo que había comprado pensando en ella y en lo feliz que se sentiría al recibirlo.                 
   Él era la clase de persona que no le daba importancia a su cumpleaños. Para él, ése era un día más, sólo el cumpleaños de los otros tenían para él importancia, en cambio a ella sí le importaba mucho su cumpleaños y se lo había manifestado tiempo atrás, por eso esperaba más que nunca que tal día llegara ya que sería el primer cumpleaños que compartiría con su nuevo amigo.
   La hora de dirigirse a su casa llegó; una vez ante la misma, golpeó nerviosamente la puerta; ella abrió con una sonrisa.
   -¡Hola!
   -¡Hola! ¡Feliz cumpleaños!
   -¡Gracias!
   Él le dio un beso y ella lo abrazó, tras lo cual, él con expresión bondadosa, mientras le extendía su regalo, le dijo:
   -Tomá.
   -¡Gracias!
   Ella rompió apuradamente el papel en que el regalo de su amigo estaba envuelto y no pudo evitar cambiar su expresión alegre por una de incomodidad porque el regalo no le gustó; él, al notarlo, se sintió triste... El silencio se prolongó por unos pocos segundos que parecieron transcurrir en cámara lenta; algo se había roto, y el daño era imposible de reparar…
   Cuando uno le da algo muy personal a alguien, eso que se da no vuelve más; se queda para siempre con la persona a la que uno se lo dio salvo que ella se deshaga de lo recibido por no apreciarlo, y al uno sentir que así es, se vacía de positividad y se llena de negatividad como si toda su positividad faltante estuviera en su regalo no apreciado.
   Todo había dejado de ser entre ellos como hasta hacía momentos atrás, por lo que en caso de que su relación continuara, la misma debía comenzar de nuevo porque los participantes ya no eran los mismos; ese instante de mutua desilusión, en que el sólo hecho de mirarse les causaba dolor, había resultado en un cambio en ambos que se extendería por todas sus vidas; nunca volverían a tener la alegre inocencia que antes tenían ante la espera de dar o recibir un objeto especial, porque habían entendido que una acción positiva no causa siempre una reacción positiva; un regalo puede hacer mucho daño, ya que del mismo no gustarle a quien lo recibe, las dos partes se sienten mal, por lo que deben perdonarse mutuamente; desde ese momento en adelante, los dos serían temerosos del símbolo de aprecio constituido por un objeto al que llamamos regalo.

miércoles, 19 de febrero de 2014

La suerte del payo en los ojos de la gitana (cuento) - Martín Rabezzana


   Dicen que la pasión en una pareja desaparece tras cierto tiempo, especialmente tras algunos años de matrimonio, y es así en la mayoría de los casos pero no en todos ya que hay algunas personas que logran mantenerla y ser tan dependientes de sus parejas que no sólo quieren morir de perderla, sino que realmente se enferman y mueren de eso suceder, y este morir de amor no sólo tiene lugar en personas muy mayores, sino también en personas que están en su segunda juventud de haber tenido con sus amantes una relación de décadas; esas personas, de haberse casado, lograron sumar el matrimonio al noviazgo, no reemplazaron al último por el primero, pero en el caso en que la pasión disminuye, el amor siempre aumenta, ya que aunque la atracción sexual pueda ser mayor por una persona que uno recién conoce que por su amante de años, una relación de décadas forja un amor que no puede compararse en intensidad al que se siente por alguien que recién se conoce, o al que se siente con quien se tiene incluso una relación de largo tiempo pero no equivalente en duración a la que se tiene con la persona con la cual se tiene un matrimonio sumado al noviazgo; tal amor es absolutamente imposible de superar aún tras más de una vida; algunos llaman a quienes en diversas vidas se buscan mutuamente por no haber superado el amor por el otro en la anterior: "almas gemelas"… Algo de esto me dijo una adivina que me habló de una mujer inexistente en mi vida actual.

   En 2012, estando en la costa de Buenos Aires me dirigí una noche de verano junto a un conocido a una feria; mi conocido divisó un cartel frente a un puesto y me dijo:
   -¡Mirá! En ese puesto una gitana te dice el futuro; no cobra caro, ¿entramos?
   -Nooo, es una estafa, además eso de las gitanas acá es cualquiera; ni son gitanas ni las gitanas de verdad se dedican a esas giladas, al menos no más que las no gitanas.
   -¿Cómo sabés que no son gitanas?
   -Y, mirá la ropa que se ponen; ¡siempre lo mismo! El re estereotipo: una pollera larga floreada, un pañuelo en la cabeza (infaltable) y delineador exageradísimo; por ahí son de acá a la vuelta pero siempre dicen que son de Andalucía y recrean el acento de Madrid; ¡ni saben cómo hablan en Andalucía!... Yo no tiro la plata en eso.
   En ese momento la "gitana" salió de su puesto y dijo:
   -Hola; ¿quieren conocer su futuro?
   -No, gracias -dije yo.
   Mi conocido dijo:
   -¡Sí, dale! Entrá vos, pago yo.
   Me dio unos billetes y la mujer sonriendo me invitó a pasar; cuando se dio vuelta dije en voz baja:
   -¿Ves que es re trucha? Le falta el pañuelito pero no le erré con lo del delineador y la pollera.
   Entré al puesto y me senté; ella me preguntó:
   -¿Conocés el tarot?
   -Sí, es con cartas.
   -Exactamente… ¿No creés en estas cosas?
   Yo sonriendo dije:
   -Si me decís algo muy concreto de mi pasado, creo.
   Ella me pidió que mezclara las cartas, lo hice y después ella empezó a ponerlas sobre la mesa y a examinarlas; tras unos segundos me dijo:
   -Veo a varias personas sentadas en una cocina; hay un chico como de seis o siete años de rulos, una chica más grande y un anciano que habla de su esposa; está triste pero se siente mejor mientras la recuerda… llega alguien, un señor que tal vez sea su hijo, veo lágrimas, también…
   -¡Basta!
   Me levanté, le pagué y me fui; mi conocido me preguntó:
   -¿Qué te dijo?
   -Nada. ¿Qué me va a decir?... Vos quedate dando una vuelta que yo no doy más, me voy a dormir; chau.
   -Chau -me dijo un poco sorprendido.
   Me fui primero a caminar por la playa; me sentía mal, después me fui a dormir pensando en lo que la adivina me había dicho; además de la sorpresa por el hecho de que se hubiera referido a algo real de mi pasado, me sentí vulnerable ya que ella pudo entrar a mi intimidad. Eso me dio miedo, pero es una clase de miedo que atrae, por lo que tenía que volver a verla.
   La noche siguiente fui solo hasta su puesto; ella me vio llegar y sonriendo me invitó a pasar; me hizo otra vez mezclar las cartas y me dijo:
   -Un enamoramiento de décadas se forja a través de diversas vidas; las almas se conocen y se van acercando de a poco; en una vida tal vez sólo se miren y sin gustarse, en la siguiente se encuentran y uno de los dos mira al otro con cierta atracción, en la siguiente se vuelven a encontrar y la otra persona siente lo mismo, y en la siguiente es que se encuentran y se comprometen… Vos ya conocés a esa mujer destinada a vos, pero no la tocaste, ni le gustaste en un primer momento, pero algo sí le gustó de vos, mas bien sabés que no alcanza, pero ya empezó tu relación con ella aunque en esta vida no se vuelvan a ver, es en la próxima que vas a estar con ella como todos sueñan estar con alguien;… Ella es presencia en tu vida futura aunque sea ausencia en tu vida actual… ¿Sabés por qué las parejas en su mayoría duran poco aunque al comienzo de su relación se atraigan mucho y hasta se enamoren? Porque el amor que no se logra superar en una vida, ni menos el que no se supera en varias, se forja a través de múltiples existencias terrenales, no sólo en una; si dos personas no tienen cierta historia en sus vidas pasadas, en ésta, su amor no puede ser muy fuerte por mucho tiempo; sólo caminando despacio se llega lejos, y este camino hacia ella ya lo iniciaste… Dicen que la pasión en una pareja desaparece tras cierto tiempo, especialmente tras algunos años de matrimonio, y es así en la mayoría de los casos pero no en todos ya que hay algunas personas que...